Photo Credit: Global Diaspora News (www.GlobalDiasporaNews.com).

Source of original article: Amaya Hernández Suescun / Global Voices (es.globalvoices.org).

Seis mil coches colapsaron el centro de Madrid en pleno Estado de Alarma por COVID-19, para pedir la dimisión del presidente Pedro Sánchez y de sus Ministros el pasado 23 de mayo.

Con consignas de “libertad”, “dimisión”, y “Sánchez vete ya”, enarbolados en banderas de España y mascarillas, miles de coches salieron a manifestarse por la gestión del gobierno frente a la pandemia. Los asistentes pedían volver a gozar de libertades individuales y una reapertura de la economía para evitar convertir el país en “tercermundista”.

La manifestación, convocada por el partido ultra derechista VOX, tuvo que realizarse utilizando los vehículos propios de los ciudadanos para poder mantener la distancia de seguridad obligatoria por la pandemia. Aún así, muchos salieron de sus coches vulnerando así la distancia social establecida.

Los coches, con los cláxones sonando y las banderas de España asomando por las ventanillas, recorrieron el centro de la capital, en las zonas más céntricas y ricas de la ciudad. En Plaza de Colón, se estableció un autobús descapotable donde estuvieron los líderes del partido VOX, como su líder Santiago Abascal.

Estos sucesos han generado mucha controversia en el país, donde el 11 de mayo ha empezado una desescalada de las medidas de confinamiento, por el peligro que supone un acto así de multitudinario, por la contaminación provocada por los miles de coches, por el ambiente de festividad existente, y por las arengas de Abascal a “salir a la calle” a todos los españoles en estos momentos de confinamiento. Además, se generaron momentos de tensión con la agresión a un periodista de La Razón por parte de algunos manifestantes y la increpación a otros compañeros de RTVE.

El derecho a manifestarse es un bien recogido por la Constitución, sin embargo, la controversia viene dada por la excepcional situación en la que se encuentra el mundo entero. A la hora de escribir, había 27,117 fallecidos por COVID-19 y 283,339 casos confirmados en España.

Esta caravana de coches ha sido el punto álgido de unas protestas contra el Gobierno que comenzaron el pasado 14 de mayo en el barrio Salamanca, una de las zonas con más riqueza y renta de la capital y donde más del 70% de los residentes votaron a la derecha en las pasadas elecciones generales. Desde entonces, todo los días a las nueve de la noche, varios ciudadanos salen a la calle o a sus balcones haciendo sonar sus cacerolas y demás instrumentos estridentes para pedir la dimisión del Ejecutivo y crispando aún más si cabe la tensa situación política.

Desde que Pedro Sánchez fue investido presidente el 7 de enero de 2020 y comenzó a formar un gobierno de coalición con el partido izquierdista Unidas Podemos, la derecha española empezó a fortalecer su discurso de oposición en contra del nuevo gobierno. En redes sociales la ultra derecha se dedica a llamar “golpistas”, “ilegítimos”, e incluso “matones” al Gobierno y sus miembros.

¿Qué es VOX?

El partido ultra derechista VOX nació a finales del 2013 pero no fue hasta finales del 2018 que consiguió representación en el Parlamento de Andalucía por primera vez en su historia con 12 escaños. En las nuevas y últimas elecciones generales del 10 de noviembre de 2019, VOX obtuvo 52 diputados y quedó como tercera fuerza en el Parlamento español.

El partido va creciendo con un mensaje nacionalista, racista y anti-feminista. Algunas de las medidas que llevó en su programa electoral de 2019 eran la ilegalización de partidos políticos que “persigan la destrucción de la unidad territorial de la Nación”, la deportación de inmigrantes ilegales, excluyéndoles del sistema nacional de salud, el cierre de mezquitas, la derogación de la ley de violencia de género, la prohibición del aborto, o la creación de un Ministerio de la Familia para proteger a “la familia natural”. Además de una de sus últimas y más polémicas medidas, el llamado “pin parental“. Esta propuesta tenía como objetivo que los padres firmasen una autorización para que los niños acudieran a actividades o charlas celebradas en los centros educativos, pudiendo así prohibirles acudir a formaciones de salud sexual o diversidad.

En Twitter

En Twitter, se dieron reacciones en contra, criticando particularmente el uso de VOX de la bandera española en vez de su bandera verde, lo que muchos calificaron como una usurpación de un símbolo nacional para intereses partidistas, como ya les pasó con su propaganda electoral del 2015 donde aparecía la bandera.

Importantes personas del mundo del fútbol, como el ex portero de la selección española, Pepe Reina, dieron su opinión pública, en este caso apoyando la manifestación.

Pero también hubo voces críticas señalando una cierta contradicción entre la posición negativa de VOX acerca de la manifestación feminista multitudinaria del 8M y la celebración ahora de un acto público similar.

También varios congresistas, de los partidos políticos Más País, Unidas Podemos, Esquerra Republicana respectivamente, dieron su opinión sobre lo sucedido, en Twitter:

The content of this article does not necessarily reflect the views or opinion of Global Diaspora News (www.GlobalDiasporaNews.com).

To submit your press release: (https://www.GlobalDiasporaNews.com/pr).

To advertise on Global Diaspora News: (www.GlobalDiasporaNews.com/ads).

Sign up to Global Diaspora News newsletter (https://www.GlobalDiasporaNews.com/newsletter/) to start receiving updates and opportunities directly in your email inbox for free.