Photo Credit: Global Diaspora News (www.GlobalDiasporaNews.com).

Source of original article: Analia Brambilla / Global Voices (es.globalvoices.org).

Debido a que el virus 2019n-CoV, mejor conocido como el coronavirus de Wuhan, se convirtió en noticia de primera plana en todo el mundo a fines del mes de enero de 2020, aún queda por responder una pregunta clave: ¿cuántas personas están infectadas o han muerto por el coronavirus? Si bien el Gobierno chino sostiene su transparencia sobre la difusión de la información en tiempo real, existen muchas razones para dudar de las cifras oficiales.

El sistema chino de administración en cuotas: receta para encubrimientos

En China, el control del discurso oficial sobre las crisis es primordial, de acuerdo a la ideología del Partido Comunista Chino (PCCh). Principalmente, ese control se logra silenciando a los medios de comunicación y censurando en gran medida las redes sociales y manteniendo un número bajo de víctimas para conocimiento del público, es otra herramienta que a menudo se utiliza en tiempos de emergencia.

Existe un término en la jerga administrativa china llamado突 发 事件, que puede traducirse como “incidente repentino”, “suceso imprevisto” o “emergencia”. Esta denominación puede incluir desastres naturales, de salud, provocados por el hombre, accidentes de transporte y también protestas sociales.

Dependiendo del número de víctimas, tanto heridos como muertos, cada nivel de la administración está legalmente obligado a informar al siguiente: de local a provincial, de provincial a central. Si ocurre un incidente con un número de víctimas menor al establecido por la categoría administrativa, no alcanza el nivel de incidente grave, por lo que se puede manejar localmente. De esta manera, la administración a cargo tendrá más probabilidades de evadir cualquier culpa, sanción o inspección.

Como se detalla en este artículo, estos son los parámetros que definen los diferentes tipos de ‘incidentes’:

A particularly serious accident refers to an accident that caused more than 30 deaths, or more than 100 serious injuries, or a direct economic loss of more than 100 million yuan; a major accident refers to an accident that caused more than 10 deaths, or injured between 50 and 100 people. General accidents refer to accidents that cause the death of less than 3 people, or seriously injured less than 10 people.

Un accidente particularmente grave implica más de 30 muertes, o más de cien lesiones graves, o una pérdida económica directa de más de cien millones de yuanes. Un accidente mayor se refiere a un hecho que causó más de diez muertes o si hubo entre 50 y cien personas lesionadas. Los accidentes generales son los que causan la muerte de menos de tres personas, o lesiones graves a menos de 10 personas.

Esto ha creado una mentalidad en los funcionarios para reducir instintivamente en los informes el número de víctimas, lo que ha permitido al Gobierno modificar el discurso oficial según lo requiera.

Kingsley Edney, especialista en asuntos de China, explica en su libro “La globalización de la propaganda china”:

The Party-State response has moved toward engaging in a battle over the public’s understanding of those [sudden] events: defining the truth of an incident, setting the media’s agenda, defining the limits of the debate, and shutting down the ability of those who violate those limits to have their voices heard.

La respuesta del Estado-partido está direccionada hacia una batalla que busca manipular el entendimiento del público de ese tipo de hechos [repentinos]: determinar la veracidad de un incidente, establecer la agenda de los medios, definir los límites del debate y eliminar la capacidad de aquellos que violan dichos límites para que se escuchen sus voces.

En 2003, durante el brote del SARS, se actuó con patrones similares cuando se escondieron pacientes durante una inspección de la Organización Mundial de la Salud con el fin de mantener las cifras bajas. Al parecer, la misma mentalidad se encuentra establecida actualmente: el 30 de enero, la jefa de la comisión de salud de la ciudad de Huanggang, cerca de Wuhan, fue separada de su cargo por no poder proporcionar cifras sobre la situación sanitaria. Si bien la funcionaria podría no haber tenido números certeros, también es muy probable que no supiera qué decir por temor a dar una cifra demasiado alta.

De acuerdo a Huang Yanzhong, experto en el área de salud de China y autor de El Control de la Salud en la China Contemporánea:

If you look at the way [Wuhan] reported the disease, after January 5, they cease to provide reports, and that was not resumed until January 11. In that period, there was no information from the government about the disease. But there were two important political meetings going on [between January 5 and 11]: the city People’s Congress meeting and the political consultative conference. These are considered important meetings to appoint new leaders, make personnel changes, all at the local level. [Wuhan officials] didn’t want the bad news to ruin the meetings.

Si se observa la cómo informó [Wuhan] acerca de la enfermedad, después del 5 de enero se deja de dar información, y se reanudó el 11 de ese mismo mes. En dicho período, el Gobierno no emitió informe alguno sobre la enfermedad. Pero [entre el 5 y el 11 de enero] se celebraron dos reuniones políticas importantes: la reunión del Congreso del Pueblo de la ciudad y la conferencia consultiva política. Ambas reuniones son importantes ya que ahí se nombran nuevos líderes, se hacen cambios de personal; todo a nivel local. [Los funcionarios de Wuhan] no querían que las malas noticias arruinaran dichas asambleas.

Las extrapolaciones científicas

Los epidemiólogos utilizan modelos de investigación en casos de transmisión de virus, método que depende en gran medida de la calidad y fiabilidad de los datos obtenidos. Varias instituciones médicas y académicas han ejecutado modelos sobre el coronavirus de Wuhan y todas concluyen que las cifras reales de víctimas infectadas y fallecidas, son tres a diez veces más altas que la cifra oficial proporcionada por el Gobierno chino. Citando a The Lancet, revista médica revisada por expertos, este artículo establece:

New modeling research estimates that up to 75,800 individuals in the Chinese city of Wuhan may have been infected with 2019 novel coronavirus (2019-nCoV) as of Jan. 25, 2020. The authors caution that given the lack of a robust and detailed timeline of records of suspected, probable, and confirmed cases and close contacts, the true size of the epidemic and its pandemic potential remains unclear

Una nueva investigación basada en modelos estima que hasta 75 800 personas en la ciudad china de Wuhan pueden haber sido infectadas con el nuevo coronavirus 2019 (2019-nCoV) desde el 25 de enero 2020. Los autores advierten que, dada la falta de una cronología sólida y detallada de los registros de casos sospechosos, probables, confirmados y de contactos cercanos, la magnitud real de la epidemia y su potencial pandémico aún no están claros.

El 6 de febrero, la cifra oficial de pacientes infectados basada en datos chinos, indica un poco más de 28 000 casos reportados.

La cobertura independiente de fuentes chinas

El periodismo independiente no ha desaparecido por completo en China: algunos medios, como la organización de noticias financieras Caixin y periodistas ciudadanos han cubierto el brote del virus, y todos han señalado un encubrimiento por parte de las autoridades. Es más, bastantes pacientes  que murieron de neumonía no han sido categorizados como pacientes con coronavirus. Tal manipulación ha llevado a la reducción de la tasa de mortalidad en aproximadamente un 2 %.

Según Maria Repnikova, experta en China recientemente entrevistada por Global Voices:

The [Caixin] article shows how the local authorities enabled a cover-up that lasted nearly a month by threatening or silencing whistle-blower doctors, downplaying the epidemic’s reach and concealing the fact that the virus could be transmitted between people.

El  artículo de [Caixin] muestra cómo las autoridades locales facilitaron el encubrimiento a lo largo de un mes, amenazando o silenciando a los doctores informantes, minimizando el alcance de la epidemia y ocultando el hecho de que el virus podía ser transmitido entre personas.

La autora también explica la razón por la que las autoridades centrales han tolerado la crítica de la cobertura por parte de las autoridades:

With social stability as their ultimate aim, the authorities try to strike a fragile balance between political control and curated transparency, alternating between censorship or propaganda and allowing the media, or its surrogates, to press for accountability

Teniendo como objetivo primordial la estabilidad social, las autoridades intentan golpear el frágil balance entre el control político y la transparencia seleccionada, alternando entre la censura o propaganda y permitiendo a los medios, o sus sustitutos, que hagan presión sobre la rendición de cuentas.

Mucho más audaz es la cobertura realizada por el periodismo ciudadano, personas que no trabajan para grandes grupos de comunicación y que asumen riesgos extremos, trabajan forzadamente de manera encubierta y muestran a su vez un panorama diferente al que presentan las autoridades.

Un ejemplo de este fenómeno es la cobertura de Chen Qiushi, que publica videos de hospitales y morgues con el fin de cuestionar las cifras reales proporcionadas por las autoridades de Wuhan:

Hemos recopilado evidencia suficiente de que los servicios de salud, emergencia y morgue en Wuhan están colapsados. Ya no fotografiaré ni seguiré muerte y cremación. Todo el mundo ya debe haber tomado una decisión, sinceramente no tengo la valentía para perturbar a los fallecidos una y otra vez. Que descansen en paz ~~

Curiosamente, el 1 de febrero, la plataforma china de redes socialea Tencent presentó cifras cercanas a las investigaciones científicas mencionadas previamente, aunque un poco escuetas según notaron algunos internautas:

On late Saturday evening (Feb. 1), the Tencent webpage showed confirmed cases of the Wuhan virus in China as standing at 154,023, 10 times the official figure at the time. It listed the number of suspected cases as 79,808, four times the official figure.

Entrada la noche del sábado (1 de febrero), la página web de Tencent mostró los casos confirmados del virus de Wuhan en China en la cifra de 154 023, 10 veces más que los números oficiales del momento. Se incluía el número de casos sospechosos en 79 808, lo que cuadriplica la cifra oficial.

Los epidemiólogos esperan cifras creíbles para continuar con su trabajo, por lo que es importante recordar que detrás de cada número hay una vida humana en peligro, un médico extenuado y una familia preocupada y afligida.

Lee la cobertura especial de Global Voices sobre el impacto del coronavirus de Wuhan.

The content of this article does not necessarily reflect the views or opinion of Global Diaspora News (www.GlobalDiasporaNews.com).

To submit your press release: (https://www.GlobalDiasporaNews.com/pr).

To advertise on Global Diaspora News: (www.GlobalDiasporaNews.com/ads).

Sign up to Global Diaspora News newsletter (https://www.GlobalDiasporaNews.com/newsletter/) to start receiving updates and opportunities directly in your email inbox for free.